Real Madrid goleó 4-2 al Osasuna y se acerca al título de la Liga de España

0
27

El Real Madrid ganó sin problemas a Osasuna en El Sadar. Los blancos golearon al equipo navarro y consolidan su liderato en el campeonato liguero. Fue un triunfo fácil para un Real Madrid que fue liderado por Vinicius. El brasileño marcó un doblete y mostró sus dos caras. La de un gran futbolista y la de que pierde en protestas con el árbitro y la grada.

El inicio del partido en El Sadar entre Osasuna y Real Madrid fue de todo menos tranquilo. En los primeros 20 minutos se pudieron ver tres goles, ocasiones claras y hasta la reclamación de un penalti. Un partido de los que gustan al aficionado, pero no tanto a los entrenadores porque el desbarajuste defensivo de ambos equipos fue espectacular.

El primee error defensivo fue de Catena que ante la presión de Vinicius, perdió el balón ante el brasileño que se plantó ante Herrera para poner el 0-1 en el minuto cuatro. Poco pudo disfrutar el Real Madrid de ese tanto porque en un despiste defensivo a la salida de un córner, Budimir marcó el 1-1 en el minuto siete.

Vinicius pudo volver a adelantar al Real Madrid un minuto después. Rüdiger, con un gran pase, le dejó mano a mano con Herrera, pero esta vez, el meta acertó y evitó el 1-2. Algo que no pudo hacer en el minuto 17 cuando Carvajal culminó con el 1-2 una gran jugada de toque del Real Madrid. Una jugada que acabó con Valverde poniendo el balón en el corazón del área donde Carvajal, con el exterior del pie derecho, volvió a adelantar en el Real Madrid. La culminación de esos primeros 20 minutos fue la reclamación de Vinicius de un penalti de Unai García que ni el colegiado ni el VAR concedieron.

No bajó la intensidad y los errores en defensa tras esos primeros 20 minutos. Osasuna, con tres centrales, sufría con cada balón colgado a sus espaldas. El Real Madrid, por su parte, se complicaba la vida en muchas ocasiones al intentar sacar el balón desde atrás. De eso se aprovechó Osasuna para generar ocasiones, pero se encontró con Lunin.

El primer tiempo acabó con una amarilla a Vinicius por protestar al colegiado. Una tarjeta que le hace ser baja para el Athletic y que provocó el enfado de Ancelotti, nada amigo de que sus jugadores sean amonestados por protestar. Un Vinicius al que tuvieron que alejar de la zona del colegiado porque seguía protestando y se jugaba la roja.

Así, con esa amarilla y con la grada de El Sadar pitando a Vinicius, se llegó al descanso con 1-2 en el marcador. La reanudación del duelo no fue tan movida como el inicio del partido. O eso parecía porque el Real Madrid cerró el triunfo en apenas tres minutos. Brahim marcó el 1-3 en el minuto 61 tras aprovechar una prolongación de cabeza de Valverde. Vinicius, en el 64′, puso el 1-4 tras un pase, de nuevo, de Valverde. El brasileño definió sutilmente para batir a Herrera. Su celebración, destinada a la grada de El Sadar y los pitos que le estaban dedicando, le costó más bronca de la parroquia local y el reproche de Ancelotti que le dijo que parara, que se dedicara a jugar.

El partido ya estaba completamente roto y cada contra del Real Madrid era ocasión de gol ante un Osasuna completamente desarbolado. El partido no tenía más historia que ver si el equipo blanco marcaba o no más goles porque el equipo navarro, a pesar de que lo intentaba, estaba muy lejos de marcar. El Real Madrid marcó en el minuto 88, pero el gol de Lucas Vázquez no subió al marcador por fuera de juego. El que sí subió al marcador fue el 2-4 de Iker Muñoz en el minuto 91 y que maquilló el resultado de un partido que finalizó con Arda Güler cerca de marcar el tanto de la temporada con un disparo desde el centro del campo que se estrelló en el larguero de la meta de Osasuna.