Manchester City venció 2-0 al Newcastle y clasificó a la semifinales de la Copa de Inglaterra

0
21

No le hizo falta tirar de repertorio al Manchester City para vencer con solvencia al Newcastle (2-0) y situarse en las semifinales de la Copa de Inglaterra, en la fase final de Wembley, porque tuvo suficiente con la diferencia que marca el talento de sus jugadores y cierta dosis de fortuna en los goles para sacar adelante el compromiso de cuartos.

Sin Kevin de Bruyne ni el meta brasileño Ederson, lesionados, el conjunto del español Pep Guardiola, citado con el Real Madrid dentro de unas semanas en la Liga de Campeones, prosiguió su camino copero, como campeón, y reservó plaza en Wembley, donde se disputa el tramo final del torneo, liderado por el portugués Bernardo Silva. Por sexta temporada consecutiva estará entre los cuatro supervivientes del evento.

Pretende un nuevo triplete el City y cuenta con opciones reales para ello. Con el liderato de la Premier a tiro, entre los ocho mejores de la Champions y semifinalista de la Copa, sigue a lo suyo el cuadro de Guardiola que saca adelante sus partidos por calidad, insistencia y derribo.

Arrincona al adversario, le mete en su campo y se adueña del balón. El resto llega por sí solo. Está muy trabajado el plantel ‘citizen’ que juega de memoria. La llegada del gol es cuestión de tiempo. En la primera mitad el choque estaba casi resuelto.

Tuvo su dosis de fortuna el Manchester City a la hora de firmar los dos primeros goles, en media hora. No había pasado gran cosa en el Etihad pero la ventaja cayó como fruta madura, recogida por Bernardo Silva. A los trece minutos, recibió el luso un balón dentro del área de rodri, en la frontal. Tras un par de amagos disparó. El balón golpeó en un defensa, se envenenó y alcanzó la red tras superar a Martin Dubravka.

El segundo fue en el 31, cuando Bernardo Silva, en la media luna, cogió un pase de Ruben Diasy disparó. La pelota rebotó en la cabeza del central Sven Botman y se desvió otra vez. Confundió a Dubravka, de nuevo batido.

Por obligación se desperezó el Newcastle, inofensivo hasta ese momento y Alexander Isak tuvo claramente un gol, a bocajarro, que frustró el meta Stefan Ortega. Y en el tramo final antes del descanso el belga Jeremy Doku tuvo un mano a mano que salvó Dubravka igual que en la primera acción de la segunda parte, en un disparo lateral, a media altura, que taponó el meta eslovaco que evitó el tercer tanto local.

No apareció Erling Haaland hasta la segunda mitad. Pudo hacer el tercero con una carrera marca de la casa que culminó con un chut intencionado desde la media luna que se marchó fuera por poco.

El partido se abrió aunque el City nunca perdió el control. Eddie Howe buscó, a la desesperada, con un cuádruple cambio recuperar opciones. Pero la entrada de Lewis Miley, Lewis Hall, Elliot Anderson y Miguel Almirón apenas se hizo notar. Fue Alexander Isak el que tuvo las mejores opciones. Y un cabezazo de Seven Botman alto. Pero ninguna comprometió a Ortega.

El City, que dejó sin marcar al Newcastle por primera vez desde el pasado 23 de diciembre, ante el Luton, cerró sin problemas su vigésimo segundo encuentro sin perder. Un recorrido que le mantiene vivo, con aspiraciones, en cada uno de los eventos. Ahora también en la FA Cup, en semifinales, a solo dos encuentros del título