20.2 C
New York
lunes, mayo 27, 2024
spot_img

City sufre y gana por la mínima al Newcastle

Redacción – El Manchester City sufrió para vencer 2-1 al Newcastle en un partido complicado correspondiente a la Premier League.

El City tuvo dos caras, una en el primer tiempo y la otra en el segundo, tan opuestas como sorprendentes para el campeón.

No varió demasiado la propuesta frente al Newcastle, parecida a la del curso pasado cuando se enfrentó a uno de los rivales más defensivos del torneo. Benítez sigue siendo el mismo, defensivo en su propuesta, replegado atrás y pendiente del paso de los minutos, consciente de las limitaciones y de la diferencia que existe con respecto al favorito a revalidar la liga.

Empezó bien el City, también de festejo tras la década de Kompany en el club, sin Sané en la convocatoria por decisión técnica de Guardiola. Eso sí que despertó algunas sospechas, negado como está el alemán en este arranque de temporada. Con un 3-4-3 escalonado, la premisa del técnico catalán partió desde el movimiento, obligado a ello para desestabilizar el muro del Newcastle, de nuevo con cinco defensas, cuatro medios -entre ellos, Ayoze- y un delantero.

No le costó al conjunto local abrir la lata después de penalizar el intento de salida del equipo de Benítez a los pocos minutos. Mendy cortó el envío de Lascelles y prolongó a Sterling, que definió con precisión al palo opuesto (7’). Un guión previsible para el encuentro, que a partir de ahí cayó en el hastío. No consiguieron los pupilos de Guardiola aumentar la ventaja y eso dio algo de esperanza a las ‘urracas’, que a base de orden llegaron a la media hora con un resultado corto.

Y con esa idea, en una jugada aislada, encontraron recompensa. Ayoze lanzó al espacio, Kenedy pinchó el cuero y Rondón esperó paciente a la llegada de Yedlin en el segundo palo, desde donde fusiló a Ederson (29’). Se enfrió desde ese instante el City, falto de ideas y con un Mahrez poco trascendente en el juego, pensativo Guardiola desde su área técnica ante la falta de respuestas sobre el terreno de juego.

Espabiló el City tras el intermedio, presionado tras el último empate en Wolverhampton. No podía ceder más puntos en la cuarta fecha del calendario y Walker lo remedió con un disparo soberbio desde la frontal, potente e imposible para Dubravka (52’). Reaccionó bien el guardameta minutos después con una doble intervención a Fernandinho y a Silva para evitar que el partido quedase visto para sentencia. Cerrarlo le costó más, pendiente hasta el último suspiro de un Newcastle que claudicó tras una imagen mucho más digna de lo que apuntaron los pronósticos.

Related Articles

spot_img

Destacados