22.7 C
New York
jueves, julio 18, 2024
spot_img

Leganés derrota a un Barcelona dormido y sin alma

Redacción – En las últimas dos jornadas el Barcelona ha dejado escapar cinco puntos frente a dos rivales teóricamente muy inferiores.

El Leganés, que cerró la jornada anterior como colista con sólo un punto, sacó los colores al Barça, que se durmió después de adelantarse en el marcador con gol de Coutinho y se dejó remontar por los madrileños. En dos minutos liquidaron a un Barça deambulante, con goles de El Zhar y Óscar, y dejaron al conjunto de Valverde al borde de su primera crisis de verdad.

Valverde continúa repartiendo los esfuerzos, pero esta vez lo hizo de manera más racional. Vermaelen, que acusó la inactividad y anduvo entre desubicado y despistado, y Munir, entraron por Jordi Alba y Luis Suárez. Un cambio como máximo por línea, en lugar de acumular las rotaciones en el centro del campo, de modo que el equipo que no quedase descompensado. Buena idea, aunque mala ejecución: no cabe achacar el desastre a la alineación del ‘Txingurri’.

El duelo entre el líder y el colista, trece puntos en el casillero contra uno en el momento del saque, fue de entrada tan desigual como preveían las cifras. Un tiro cómodo de Coutinho desde la frontal materializó esa diferencia entre ambos equipos y Messi pudo aumentarla con un gran tiro que pegó en el poste.

Pero el sopor del dominio del Barça, al trantrán, adormeció al propio Barça y el Leganés no se dio por vencido. Avisó con balones largos a En Nesyri o con entradas por los laterales, con tendencia a subir en el 5-4-1 de Pellegrino. Probaron a Ter Stegen, sucesivamente, Juanfran, En Nesyri y Óscar, sin que el líder acertase a volver a encerrar a los colistas ‘pepineros’ como al principio.

La voladura definitiva del partido llegó al inicio del segundo tiempo, en que un Leganés aplicado y concentrado explotó las debilidades en los laterales de un Barça que seguía sin aplicar el ritmo adecuado al partido. Contragolpe de Silva por la zona de Sergi Roberto, centro y remate a gol de El Zhar por la de Vermaelen.

Y, aún con el conjunto de Valverde tratando de recuperarse del jarro de agua fría, mal rechace de Piqué que se convirtió en asistencia de gol a Òscar. En dos minutos, el colista había dejado en evidencia al líder.

La reacción barcelonista llegó en forma de la entrada de Suárez y Malcom por Munir y Dembélé, cuya buena estrella parece caer en picado. ‘Pichu’ Cuéllar se lució en una doble intervención ante Coutinho y Suárez, pero el Barça no halló la forma de dar la vuelta al estado de ánimo del partido. Fue una reacción obligada, pero sin convicción ni ideas para derribar el muro de un Leganés crecido.

Related Articles

spot_img

Destacados